La revolución comenzó. Te presentamos a Sora, de OpenAI.

La revolución comenzó. Te presentamos a Sora, de OpenAI

Si aún no te enteraste de esta noticia, es bastante raro, y posiblemente tengas que revisar tus fuentes de información. Salió Sora, una innovación de OpenAI que está redefiniendo los límites de la creación de contenido multimedia. Y no estoy exagerando.


¿Ya estamos en el futuro?

Estaba ayer tranquilo, sentando en mi computadora, cuando, de repente, suena la campanita: un nuevo video de Marques Brownlee que lleva por título «AI Generated Videos Just Changed Forever» (Los videos generados por IA cambiaron para siempre).

Vídeo de Marques Browlee sobre Sora.
Vídeo de Marques Browlee sobre Sora.

Desde ya te lo digo: el lanzamiento de Sora por OpenAI marca un antes y después en la evolución de la generación de contenido. Punto.

Este modelo generativo de video, transforma descripciones textuales en videos detallados de alta definición, abriendo un universo de posibilidades para creadores de contenido, educadores y, porque no, poetas digitales (cómo Spencer Chang).

A diferencia de sus predecesores, Sora logra una coherencia y una estética visual sin precedentes, manteniendo una fidelidad impresionante entre la descripción inicial y el resultado final.

Esta herramienta permite crear clips de video de hasta un minuto de duración a partir de simples instrucciones textuales. Pero, lo impresionante de Sora no es solo su capacidad para interpretar y ejecutar órdenes complejas, sino también su habilidad para comprender y replicar la interacción de elementos como reflejos, texturas, materiales y física a lo largo del tiempo, lo que genera videos de apariencia ultra realistas.

El nuevo arte de la posibilidad

Los ejemplos divulgados por OpenAI, que muestra Brownlee en su vídeo, como el de una escena callejera en Tokio o una vista de vuelo de dron, demuestran la habilidad técnica del modelo y, sobre todo, un toque artístico que no difiere mucho de lo que pueden hacer los expertos del área audiovisual (al menos, para vídeos de poca duración).

Vídeo de Tokio realizado por Sora, de OpenAI.
Vídeo de Tokio realizado por Sora, de OpenAI.
Marques Browlee.
La capacidad de Sora para capturar y enriquecer la esencia de los escenarios descritos introduce una nueva dimensión en la creación de contenido.

Para todos, iguales

Al igual que lo hizo ChatGPT con su lanzamiento, permitiendo poner en palabras las ideas de los que somos de «pensamiento desordenado», Sora reduce la barrera de entrada, en este caso, para la creación de contenido visual.

¿Te gustaría recrear una época en particular? Lo podés hacer. ¿Qué tal crear una escena de tu novela favorita? ¡También es posible! y solo, con unas pocas líneas de texto.

¿Y qué pasa con los malos?

Quizás ya lo pensaste: la posibilidad de usar esta tecnología para ser «éticamente gris», es una preocupación legítima, especialmente en un mundo que ya está familiarizado con el uso de las tecnologías deepfake (pregúntale si no a Taylor Swift).

Se dice que OpenAI ha tomado medidas, implementando filtros y etiquetas C2PA para rastrear el origen de las imágenes generadas, pero aún no sabemos si es suficiente para detener a los malos actores.

¿Qué sigue ahora? ¿El Holodeck?

La llegada de Sora nos agarra un poco desprevenidos. No esperábamos que la cuestión avanzara tanto, en tan poco tiempo. Cómo dice Marques Brownlee en su video: «Recordatorio: solo ha pasado 1 AÑO desde el video de Will Smith comiendo espaguetis».

Will Smith comiendo espaguetis.

Por el momento, sabemos que el futuro de la narrativa visual está aquí, y es más brillante y accesible que nunca.

Saludos.


/ Súmate al boletín. No es gran cosa, pero es gratis 👇 /